Editorial

RESOLUCIONES y OBJETIVOS DE LOS ABUELOS PARA ESTE NUEVO AÑO

¿Sueles establecer resoluciones al empezar cada año nuevo? ¿O te propones objetivos con regularidad en determinadas áreas de tu vida?

Está más que probado que las personas orientadas a objetivos claros tienen más probabilidades de lograr las cosas buenas que se propusieron hacer.

Esto también sirve para los abuelos. Si nuestros nietos son importantes para nosotros, ¿no tendrá sentido que los objetivos claramente definidos puedan ayudarnos a amarlos y alentarlos mejor? Claro que sí!!

Para ser más específico, considera cada una de las siguientes áreas mientras tratas ser un abuelo más implicado con tus nietos en este Nuevo Año. Seguiremos el acróstico H.E.R.E.N.C.I.A.

Primero, H de HERENCIA

¿Cómo puedes ser más intencional al compartir con sus nietos las experiencias y lecciones de la vida que dieron forma a lo que eres hoy?

Compartimos con ellos nuestras historietas, anécdotas, consejos y  en cierta manera, les ayudamos a entender de dónde vienen, su historia y herencia familiar. ¡¡Casi nada!!

Una idea: escribe a cada uno de tus nietos una carta que comparta una historia importante de tu vida, diciendo por qué es importante para ti.

Segundo, E de EJEMPLO.  Los niños necesitan muchos modelos confiables a seguir y tu eres uno de los más importantes. Te animaría a que te decidas por una virtud que quieras modelar para ellos, como la devoción a la familia, la dignidad a pesar de las dificultades,  o la honestidad en las decisiones, y que encuentres una manera de mostrarles cómo se ve y se implementa esa virtud.

Tercero, R de RECONCILIACIÓN.

Puede ser un desafío, pero es muy importante para la paz familiar.  Hoy hay tantas familias que tienen conflictos y desacuerdos que los separan y que también separan a los abuelos de sus nietos. Cada situación es diferente y no hay respuestas fáciles ni instantáneas, pero es un gran objetivo convertirse en el principal defensor y animador de los padres de tus nietos, incluso si hay dificultades mayores entre ellos. Da pasos hacia la bondad y la humildad. Sé un constructor de la paz familiar, un pacificador.

Cuarto, la E de ENSEÑANZA. La conexión única entre abuelos y nietos nos brinda, muchas veces, la oportunidad de influir en ellos como nadie más, de una enseñanza práctica de la vida. Los abuelos enseñamos algo de nuestro mundo a los nietos, y estos, llevándonos a su terreno, nos abren a nuevas posibilidades y experiencias de vida. Esta enseñanza es una calle de doble vía. Se fortalece a través del juego y el diálogo y a través de ese tándem del “yo te enseño – tú aprendes” por ambas partes.

Una idea: Te propongo dos sugerencias para elegir:

1) Comparte uno de tus pasatiempos o intereses preferidos con tus nietos, suponiendo que muestren al menos un poco de interés en los mismos. Jugar al dominó o al ajedrez, o al parchis, pintar un cuadro, tocar la guitarra o hacer caminatas para descubir “tesoros escondidos”. A través de actividades como estas o parecidas, puedes conocerlos mejor y ellos a ti. Te ayudará a comunicarte mejor con ellos y aprender unos de otros.

2) Encontrar algo que os interese a ambos y aprenderlo juntos asistiendo a un evento o tomando una clase que se centre en ello.

Quinto, la N de NUTRICIÓN.

Somos la reserva de los nutrientes intencionales de nuestra familia. No me refiero solamente a proveerles cosas físicas como juguetes, chuches, o los exquisitos macarrones de la abuela, o aspectos económicos, sino también buenos nutrientes relacionales a nivel emocional. A veces los abuelos somos la alegría de los nietos o sus pañuelos de lágrimas. Nutrientes personales como la cortesía, el respeto y nutrientes espirituales como nutrir su alma y hacerles ver y comprender que hay un mundo trascendente que no se ve pero que existe. Acercarlos a una relación personal con nuestro Padre Dios. En esta área, nuestras creencias y convicciones son vitales para poderlas transmitir con toda honestidad y transparencia.

Sexto, la C de COMPLICIDAD

Qué bonita es la complicidad entre los abuelos y nietos. Es única. Dificil de explicar, pero fácil de vivir. Solo con la mirada nos entendemos, con una sonrisa nos ayudamos y nos alineamos fácilmente con ellos en el mismo lado de cualquier contienda.

Es una complicidad que a veces ralla lo de “coleguis”. Somos sus consentidores oficiales y divertidos. Es cuando decimos a nuestros hijos, los padres de nuestros nietos: “Déjame consentirlos, aunque sea un poco, que para eso son mis nietos”. Siempre estamos encantados de escucharles. Implica un entendimiento que va más allá de las palabras y que, con el paso del tiempo, vamos tejiendo con ellos un gran vínculo afectivo.

Séptimo, la I de INFLUENCIA. Los abuelos también tenemos una influencia angelical  sobre nuestros nietos.

Esto nos habla del consuelo y la protección que podemos ofrecer, así como de la guía espiritual que brindamos.

Una idea: Una gran acción aquí es preguntarles a tus nietos con frecuencia: «¿Cómo puedo orar a Dios por ti ?» Luego, sé fiel  y constante en la oración y sigue en contacto con ellos acerca de ese desafío, situación o lucha que te hayan expresado.

Finalmente, la A de AMOR

El amor es el regalo más grande que una generación puede dejarle a otra”

Cuando viene la primera nieta/o se genera en el corazón de los abuelos un amor diferente, con un corazón enorme lleno de ternura  y dulzura que quizás no lo hubo cuando nacieron nuestros hijos, una empatía y un cariño diferentes.

Los abuelos somos los autores de una etapa mágica y entrañable de nuestros nietos. Estamos forjando una relación de amor incondicional con ellos, que es un vínculo especial e inolvidable, de vivencias y recuerdos intensos que los acompañarán a lo largo de su vida como una de sus memorias más preciosas.

Resumiendo, hay 7+1 áreas en las que pensar y algunos puntos de acción e ideas que puedes hacer. Deseo que también se te hayan ocurrido otras ideas, posiblemente mejores que estas. Pero recuerda, probablemente sea mejor concentrarse en una área a la vez, para que estés más enfocado y sea más probable que la realices.

Permíteme un apunte final como una sugerencia: díselo a otras personas, principalmente a otros abuelos, para que te ayuden a llevarlo a término, dándoles permiso para desafiarte, preguntarte y animarte en este camino de compartir tu HERENCIA con tus nietos.

PUNTO DE ACCIÓN: Considera establecer algunas metas para este Año Nuevo y tomarlas en serio para realizarlas. Asegúrate de hacer todo lo posible para estar allí, disponible para tus nietos.

¿Qué quieres hacer mejor como abuelo este año? Por favor, déjanos un comentario aquí en nuestra página.

Adaptado por Víctor Miron